Download Free FREE High-quality Joomla! Designs • Premium Joomla 3 Templates BIGtheme.net
Home / 1 Noticias / Las movidas de los señalados cómplices de Santrich para vender coca

Las movidas de los señalados cómplices de Santrich para vender coca

Jesús Santrich reunido con emisarios del cartel de Sinaloa. Foto: Fiscalía

Marlon Marín Marín, un abogado caqueteño, de 39 años, sobrino del jefe de las Farc Iván Márquez, es la pieza clave de la explosiva investigación que tiene con un pie en Estados Unidos al exnegociador de las Farc Jesús Santrich.

Su nombre empezó a aparecer en expedientes judiciales dentro de la investigación que la Fiscalía inició por el direccionamiento de millonarios contratos para la salud de los guerrilleros desmovilizados. Siguiendo ese rastro, los investigadores pidieron una orden para escuchar el celular de Marín.
Y aunque la entrega de esos contratos se frustró, luego de que el Gobierno decidió asumir directamente el servicio, Marín empezó a hablar de otro que prendió las alarmas: negocios de narcotráfico.
En efecto, el 14 de agosto de 2017, se comunicó con el empresario Armando Gómez España (padre de la exreina Carolina Gómez) y le habló de la consecución urgente de “cinco televisores que los compradores estaban interesados en probar”. También dice que la muestra era para ‘Marco’, el vocero de la gente de México.
En octubre, las llamadas se intensificaron y los supuestos emisarios del cartel de Sinaloa le exigieron a Marín que les presentara a alguien de peso dentro de la organización, como condición para seguir adelante con el narcotrato.
En ese momento empezó a ser mencionado ‘Trichi’, el sobrenombre con el que se referían a Santrich, y Marín empezó a presionar al exjefe de la organización para que se reuniera con los compradores de la droga sin saber que se trataba de una entrega controlada por agentes de la DEA.
De hecho, la Fiscalía se dió cuenta semanas después de que agentes federales también estaban grabando y siguiendo a Marín.
En efecto, este fue interceptado hablando con un asistente del exnegociador de la guerrilla a quien le pidió que lo ubicara urgente para hablar del ‘proyecto con los amigos’. Y aunque Santrich estaba concentrado en impulsar el partido de las Farc, accedió a reunirse con los mexicanos con la única condición de que Marín estuviera.
Para concretar la cita, el abogado Armando Gómez España llegó a un lujoso hotel de Bogotá con los 5 kilos de coca (televisores) que estaban pidiendo los compradores.En ese momento, las investigaciones de Colombia y Estados Unidos se unificaron.
La cumbre de Normandía

La entrega se registró el primero de noviembre de 2017 y al día siguiente se concretó la reunión de Santrich con supuestos emisarios de Rafael Caro Quintero, tercero al mando del Cartel de Sinaloa.

Un infiltrado de la DEA se encargó de grabar en video toda la cumbre, que se desarrolló en la casa de Santrich, en el barrio Normandía de Bogotá donde fue capturado este lunes. En las imágenes se ve a Marín con sudadera de la Selección Colombia, y a Santrich, con camisa de manga corta.

Para darle confianza, los falsos narcos les le dijeron que su ‘papá’ le enviaba saludos, refiriéndose a Caro. Y en muestra de amistad, Santrich le elaboró un retrato dedicado: “Para don Rafa Caro, con aprecio y esperanza de paz”.

El cuadro que Santrich le pintó a jefe del cartel de Sinaloa, Rafael Caro Quintero.

El cuadro que Santrich le pintó a jefe del cartel de Sinaloa, Rafael Caro Quintero.

Foto: Fiscalía.

El hombre de los aviones

El cuadro hace parte de las pruebas que reposan en la Corte del Distrito Sur de Nueva York junto con el billete de dólar que le entregaron a Santrich y cuyo serial debía coincidir con una fotocopia que ellos se llevaron. 
Seis días después, se acordó pagar 15 millones de dólares por las 10 toneladas y que se le daría un anticipo de 5 millones de dólares en Miami, a un contacto de lo que ellos denominaban ‘la Familia’, que debía llevar el billete de dólar.
Luego de que se cerró el trato, entró en escena el empresario colombiano, con raíces libanesas, Fabio Simón Younes Arboleda.
Este se encargó de buscar aviones en Estados Unidos para transportar las 10 toneladas de coca que el líder de las exFarc, Jesús Santrich, estaba negociando.
Según el indictment, revelado este martes por este diario, para concretar el narcoenvío, Younes estaba haciendo las conexiones en Miami en donde, según lo estableció EL TIEMPO, ha tenido negocios desde los 90. En efecto, aparece como director de la firma Yobe International Corp., que registra dos direcciones: una en Miami Beach y otra en Brickell, que aparece vinculada a un lujoso restaurante.
“Estamos muy afectados y con dolor familiar. Nos enteramos de su captura por la prensa y es extraño que digan que Fabio era cercano a las Farc si se trata de un hombre de derecha”, dijo un familiar.
Y aseguró que Younes, el quinto de 12 hermanos, tiene a varios de sus hijos viviendo en Estados Unidos y que, de hecho, ya le están buscando abogado en ambos países para demostrar su inocencia.
Amigos del empresario, de 72 años, dicen que es muy cercano a la logia masónica y que se hizo a pulso: “Vivía en arriendo en una casa en la calle 79 cerca a Los Héroes y llevaba una vida austera”. 
Pero luego empezó a viajar con frecuencia. Incluso, acompañó a una de sus hijas a un reinado en el medio oriente y aprovechó para promocionar la firma de una familiar, que decía buscar oportunidades de inversión entre países del golfo arábigo y Colombia.
En febrero de 2016, Younes hizo un viaje a Costa Rica y, 3 días después apareció ingresando por Panamá. Y aunque la contratación de los aviones avanzaba, la de la coca se complicó. Según los audios de febrero de este año, varios bombardeos estaban enredando la compilación de las 10 toneladas.

Obstrucción de la justicia

Los investigadores establecieron que para esa fecha, el Ejército bombardeó campamentos y zonas de influencia de la disidencia de las Farc, lo que lleva a suponer que estos podrían ser los proveedores de la red ligada a Santrich.
Pero no se descarta que parte de la droga también viniera de narcos del Valle. Armando Gómez ya había sido indagado por estar detrás de la construcción de un lujoso condominio en Cali, ligado a los capos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela. En su momento, Gómez dijo que se vinculó a ese proyecto por un aviso de prensa y que tan solo duró algunos meses. Después del escándalo, desapareció.
Ahora se sabe que estuvo en Venezuela y que, en 2006, se presentó como candidato al Senado por el Movimiento Únete Colombia.
También se sabe que Santrich se alcanzó a enterar del operativo en su contra horas antes de que se ejecutara. Al parecer, un abogado cercano lo llamó medianoche y le dijo que lo iban a capturar.
Esa llamada obligó a la Fiscalía a anticipar las capturas de Santrich, Marín, Younez y Gómez. Además, abrió una indagación por obstrucción a la justicia y filtración.
La noche de este martes Santrich reiteró que sigue en huelga de hambre hasta que se liberen a los presos políticos, se cumpla lo pactado en La Habana y cese el ‘chantaje’ de la extradición: “Para mí no quiero nada (…) Primero muerto que preso”.

JUSTICIA Y UNIDAD INVESTIGATIVA
​justicia@eltiempo.com
uinvestigativa@eltiempo.com

Check Also

Parlamento venezolano da luz verde para enjuiciar a Maduro

La Asamblea Nacional venezolana votó ayer a favor de permitir el comienzo de un juicio contra el …